CON EL MONO


"El mundo está lleno de sufrimiento. La raiz del sufrimiento es el apego a las cosas. La felicidad consiste precisamente en dejar caer el apego a todo cuanto nos rodea". Buda


Como si fuera heroína. Hay algo en tu vida que te hace dependiente, que te engancha, que te atrapa y te miente. Te maltrata haciéndote creer que lo necesitas. Precisas de una dosis de esa persona, de esa expectativa, de ese sueño, o de esa meta. Te apegas, te apegas, te apegas. Te enganchas, te sometes, te reduces, te haces dependiente. 

El apego te convierte en drogadicto. El apego te mata. Sé que ahora mismo crees que sin él no podrás, que sin ella tu vida no tiene sentido, que si no tienes un hijo o no aparece la pareja perfecta, tu presente no tiene significado alguno.

Te has creído esa dependencia, por eso te invito a que te desprendas. A que descubras la libertad y la profunda alegría que esconde el no necesitar.
Es hora ya de que te desintoxiques. Es hora de que tengas el mono y comiences el proceso de desapego. Es hora de que te enfrentes a lo que te engancha. Es hora de que dejes de esnifar sufrimiento.

Cierra los ojos, encuentra tu espacio, tu tiempo y pregúntate cuáles son tus enganches. ¿A qué estoy apegado? ¿Qué es lo que me lleva a pensar que "sin eso no podré"? ¿por qué lo necesito? 

No abras los ojos, observa todo eso que crees que necesitas e imagina que lo dejas ir. Imagina que te permites desprenderte de ello. Que lo sueltas. 
Observa qué ocurre al hacerlo. ¿Qué te asusta? ¿cómo te sientes al soltar ese deseo? ¿qué se mueve dentro de ti cuando dejas ir ese enganche? ¿cuáles son tus miedos?

Date cuenta de que el apego es el reflejo de una creencia erronea sobre ti mismo. El apego está fundamentado en la idea de que eres incompleto, de que te falta algo y de que sin eso que te engancha, no podrás ser feliz. El apego te saca del presente, te llena de escasez. El apego es la mayor de las mentiras, la peor de las drogas.

El apego te invita a que mires dentro y a que te des cuenta de lo drogado que has estado. Te invita a que descubras que todo lo tienes dentro. Porque sí, porque aunque no lo creas, todo existe ya dentro de ti.

Feliz presente.

Almudena Migueláñez

6522-h2.jpg